INDI Fund financia proyectos de energía renovable

INDI Fund fue presentado en el 9º Foro Latinoamericano de Liderazgo, que tuvo lugar en Río de Janeiro, Brasil. El proyecto recibió el premio Beyond Banking del BID en 2010, como mejor iniciativa financiera para la región.

RÍO DE JANEIRO — Hay quien piensa que mantener vivas a las comunidades indígenas y hacer proyectos energéticos rentables no son elementos admisibles. Pero el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) encontró que, de hecho, no sólo es posible sino deseable. 

El BID reconoció al proyecto INDI Fund de InTrust Global Investments con el premio Beyond Banking por ser el primer fondo de inversión que conecta capital privado internacional con proyectos estratégicos de energía renovable a través de alianzas con poblaciones indígenas y ejidatarios. 

El INDI Fund, a cargo del sonorense Francisco Acuña, busca desarrollar el espíritu emprendedor de las personas indígenas y desarrollar las zonas rurales de la mano de los mercados globales a través de la generación sustentable de energía. 

Con esto, el BID pretende promover la adopción de principios de sustentabilidad ambiental, social y de gobierno corporativo en proyectos de escala eninfraestructura y energía de América Latina. 

Gran parte del potencial de desarrollo del sector energético en América Latina está directa o indirectamente relacionado con las poblaciones indígenas o rurales que habitan su territorio. Varios proyectos estratégicos han sido detenidos por conflictos o malentendidos con los pobladores.

Una apuesta por la igualdad
La principal apuesta de este fondo es convertir en socios equitativos a los indígenas. “Cuando tú ves América Latina, desde la Patagonia hasta la frontera norte de México, muchas de las mejores regiones para la producción de energía renovable están controladas, directa o indirectamente, por poblaciones indígenas o rurales. 

El fondo está realizando alianzas con estas comunidades para consensuar y sociabilizar ciertos proyectos estratégicos, haciendo un esfuerzo de rescatar y preservar la espiritualidad única de muchas de dichas zonas, como ha sucedido en otras regiones del mundo”. 

El consenso con las comunidades es el punto de partida y el más relevante, ya que la confianza es la base de toda relacion sustentable a largo plazo. 

El INDI Fund, junto con las comunidades, determina cuáles son los proyectos viables para ambas partes, y sólo si hay un consenso se desarrollan los mismos con capital de riesgo del fondo. 

La diferencia del fondo con otras iniciativas radica en que éste le apuesta a la producción de energía renovable con un retorno de inversión que sea compartido con las comunidades. 

“Nosotros lo que decimos es que se tiene que tratar a los indígenas no mejor, no peor, se tienen que tratar igual” explica Francisco Acuña, CEO de InTrust Global Investments.

INDI Fund está estructurando un fondo de 450 a 500 millones de dólares que se enfoca en retornos estándar del mercado financiero. 

La diferencia, precisa Acuña, es que “las comunidades serán socias con aportación en especie. Se valora un porcentaje sustancial de su tierra (la cual no sale de su propiedad) y de su trabajo y ésa es la base del porcentaje que tendrán durante toda la vida del proyecto. 

En ocasiones, su porcentaje será aún mayor cuando puedan participar con otras aportaciones. 

El inversionista, a su vez, tomará el riesgo de un proyecto desde cero, incluyendo, en ocasiones, el capital de trabajo, el equipo, la transferencia de tecnología y la comercialización. Los inversionistas desarrollarían la cadena productiva y las comunidades participarían en todo el proceso 

En el mediano plazo, se pretende que las comunidades no sean inversionistas pasivos, sino que se vayan involucrando en el proyecto.